En el articulo anterior hemos hablado del Método SHEC (ver articulo anterior – Método psicoterapéutico basado en la Neurociencia), sus características, su base científica y la metodología.

Hoy, queremos hablar de su utilidad y sus campos de actuación.
Mediante la aplicación del Método SHEC,
podemos solucionar y liberar con rapidez diferentes tipos de situaciones dolorosas provocadas por situaciones traumáticas, del pasado o del presente, como por ejemplo :

• Duelos y pérdidas,
• Abusos, violación,
• Fobias
• Pánico

• Estrés postraumatico,
• Malestar emocional
• Toma de decisiones
• Ansiedad
• Lograr pensamiento positivo

Todo ello  de una manera rápida y eficaz. Permitiendo abreviar de modo muy considerable la terapia.

Además de ayudarnos en estas situaciones dolorosas, también nos ayuda en todos los procesos de aprendizaje, toma de decisiones, autoestima, cambio de creencias, confianza en uno mismo,  manejo de emociones, etc….

El abordaje con Método SHEC se centra en tres puntos:

1) Experiencias y aprendizajes de vida temprana.
2) Experiencias estresantes del presente
3) Pensamientos y comportamientos deseados para el futuro. 

El terapeuta enseñará  ejercicios y herramientas para que utilice cuando necesita. Le enseña a manejarse en la vida. A no depender de nadie.

Belén Mínguez
Terapeuta Método SHEC infanto-juvenil y adultos